La ciudad de Estambul // Voy a Estambul - Guía de Estambul
Estambul

GUIA DE ESTAMBUL CON INFORMACIÓN PRÁCTICA PARA TURISTAS Y NUEVOS RESIDENTES

La ciudad de Estambul



EstambulEstambul es la ciudad perfecta para ir de vacaciones. Sus calles rezuman historia, los monumentos se conservan bien, sus habitantes son afables y abiertos al turismo, la comida es excelente, hay posibilidades de ir a la playa (aunque está un poquito lejos), abre las puertas a una cultura diferente, tiene marcha, goza por épocas de una oferta cultural variada… Y a todo ello se unen unas vistas con más encanto que las de cualquier otro destino de ensueño que se te ocurra.

La antigua capital otomana fue en su día el centro del mundo civilizado y en sus calles ha quedado para siempre cierta dignidad que la hace distinta. No es glamour, sino nobleza. Da igual los días que os quedéis en Estambul. Cuando os marchéis, una vez que la has visto siempre te queda para siempre la nostalgia.

Hay tantos países que aspiran a ser un puente entre Oriente y Occidente que, cuando uno lo lee escrito en una guía, tiene la primera tentación de no creérselo. Sin embargo, con doce millones de habitantes (censados), Estambul no es el puente entre Asia y Europa, sino “los puentes”… La ciudad está dividida por el mar en dos partes y por la antigua desembocadura de un río en dos más. Son tres las zonas por las que nos guiaremos: la península histórica y la zona de negocios, del lado europeo; y, del lado asiático, la zona más residencial.

Te puede interesar: Visita turística de un día a Estambul

Sultanahmet

El barrio de Sultanahmet concentra la mayor parte de los monumentos. La parte antigua de Estambul, reconocible desde la distancia gracias a las siluetas de los minaretes de sus mezquitas, de las murallas y de las torres del palacio de Topkapi, ha sido helénica, romana, bizantina, otomana y republicana. Sus primeros pobladores, allá por el año 650 a. C., se vieron seducidos por su ubicación estratégica para el comercio entre mar de Mármara y el mar Negro, y el paso entre la zona sur de la antigua Grecia y la península de Anatolia.

Además, la ciudad, una vez amurallada, era prácticamente inexpugnable, ya que estaba rodeada por el mar y por el Cuerno de Oro, un puerto natural de varios kilómetros de largo que impedía el acceso de tribus enemigas. En épocas posteriores, cuando los otomanos amenazaban con conquistar a la capital de Bizancio, el Cuerno de Oro fue sellado con una gran cadena de hierro, que aún hoy se conserva en el Museo del Ejército, para impedir el paso de los barcos enemigos.

Así es Estambul, a cada paso hay que pararse para oír una historia. De los restos que dejaron los primeros pobladores, destacan las cisternas o Yerebatan Saray, una construcción subterránea que hoy se utiliza para dar conciertos por su acústica acuática y cantarina. Justo al lado de la entrada a las cisternas, se extiende la explanada de la plaza de Sultanahmet: a un lado Santa Sofía o Aya Sofia y al otro, la Mezquita Azul, la más grande de la ciudad de Estambul. Hacia el mar, la entrada al Palacio de Topkapi.

EstambulOtros de los lugares que merecen la pena visitar en la península histórica son el Gran Bazar y la mezquita de Süleimaniye. Junto con el pequeño templo de Rustem Pasa, ésta es la mezquita más bonita de Estambul. Además, en las cercanías se conserva el antiguo comedor para los fieles más pobres, que hoy es un restaurante de comida tradicional y un maravilloso refugio para el calor del mediodía. Si lo que te va es el tipismo absoluto, uno de los restaurantes especializados en judías (fasulye) será la mejor opción y la más económica.

Hay otras zonas en la parte antigua que tienen su encanto, pero bien es cierto que por allí no habrá muchos turistas. Si os alejáis un poco de los monumentos y callejeáis un poquito hacia el interior de la ciudad llegaréis a Beyazit, el barrio de la Universidad de Estambul, con su antigua puerta de roca labrada y su mercado de libros. En el camino podréis observar la casa tradicional de Estambul, edificios de dos o tres pisos construidos en madera, de apariencia algunas veces frágil, con macetas y alegres visillos en las ventanas. Este gusto por la madera ha provocado que la ciudad haya sido destruida por los incendios en más de una ocasión.

Otro de los barrios míticos de Estambul es Eyüp. En él se encuentra una de las mezquitas más importantes de la ciudad, que es lugar de peregrinaje para los musulmanes, y sobre la colina el famoso café Pierre Loti, famoso por ser el favorito de este escritor francés. A este establecimiento se puede acceder a través de un teleférico que nos ahorrará unas buenas cuestas. Desde sus mesas, frecuentadas tanto por lugareños como por turistas, se observa el Cuerno de Oro de principio a fin, así como los cementerios de los alrededores. Supongo que suena tétrico, pero en Estambul los cementerios forman parte de la ciudad. Es habitual encontrar en las partes antiguas de la ciudad pequeños jardines alrededor de casas, con tumbas. A propósito del Cuerno de Oro, su nombre viene de los matices áureos y violetas que reflejan sus aguas al atardecer.

EstambulTodavía en la península histórica merece la pena dar una vuelta por el puente de Gálata, que atraviesa el Cuerno de Oro y une las dos partes europeas de Estambul. No es el único puente sobre este puerto natural, pero sí el más bullicioso. Bajo el puente, se concentran de un lado los restaurantes de pescado y del otro cafés donde fumar narguile mirando la puesta de sol. Sobre el puente, una legión de pescadores de todas las edades tratan de hacerse con el generoso botín del cruce de corrientes del Bósforo. Si quieren tener más datos sobre estos tesoros, deténganse al final del puente, en la margen izquierda, junto al segundo muelle de Kadikoy. En el mercado de pescado verán el producto más fresco que han visto en muchos años. Y de temporada.

Muchos barrios por descubrir

A pesar de tanta historia, Sultanahment no es el único barrio para visitar. Hay muchísimas partes de Estambul que ofrecen al viajero cosas que descubrir. La zona comercial, ubicada en torno a la calle Istiklal, y la plaza de Taksim, le sorprenderá por su bullicio, sus restaurantes y sus pubs. También por su contrastes. Abandonando la calle comercial hacia el mar y la zona de Kabatas encontraremos Beyoglu, un barrio bohemio donde viven muchos artistas y donde conviven edificios de estructuras dudosas y casas abandonadas con joyas arquitectónicas de principios de siglo. Al dar un paseo por las calles de Beyoglu encontraréis los anticuarios más castizos de Estambul.

EstambulEste barrio también es uno de los más antiguos de la ciudad. A partir del siglo XV fue la morada de las colonias extranjeras, principalmente genoveses que vivían del comercio. En él tienen su sede los consulados más antiguos, como el francés, el británico y el alemán. También estuvo emplazada aquí en su día la antigua Embajada de España, Antes del advenimiento de la República, Estambul era la capital del Imperio Otomano, por lo que las representaciones extranjeras tuvieron hasta el año 1919 la calidad de embajadas. Al tratarse de un lugar habitado por extranjeros, Beyoglu cuenta con varias iglesias cristianas. De todas ellas, la más importante es la de San Antonio.

Del otro lado de Istiklal, cruzando la arteria que representa el boulevard Tarlabasi, se encuentra el barrio de los kurdos, poco recomendable de noche para los extranjeros, con calles sin asfaltar y mucha pobreza. Un detalle más de los millones de vidas diferentes que viven cada día los habitantes de Estambul.

Desde la plaza de Taksim hacia el norte nos encontramos con los barrios de clase media-alta, como Nisantasi y Levent. Parecido a cualquier otra ciudad europea, Nisantasi es el lugar donde se concentran las primeras firmas de moda, y Levent acoge algunos de los centros comerciales más impresionantes de la ciudad, como Kanyon y Metrocity.

La esencia de la ciudad

Si quieres captar la auténtica esencia de la ciudad y te atraen los ambientes más populares, no dejes de visitar Kadikoy, Besiktas u Ortakoy. En la orilla europea Besiktas, con su estadio de fútbol, y en la orilla asiática Kadikoy son escenario del trasiego habitual de los turcos. Mercadillos de fruta y verdura, establecimientos de comida rápida, bandejas de té que vuelan entre la muchedumbre… Si queréis observar de cerca a la vieja y la nueva Turquía no dejéis de pasearos por sus calles.

A propósito de mercadillos y de compras, en Ortakoy se celebra durante los fines de semana un mercado donde pueden comprarse abalorios, collares, pulseras, lamparillas y muchas cosas más a precios más económicos que los del Gran Bazar. Merece la pena acercarse a última hora de la tarde, para pillar los descuentos de última hora y ver el atardecer junto a la mezquita de Ortakoy, ubicada sobre la orilla.

Es también un lugar privilegiado para observar el puente del Bósforo. De noche, el puente se ilumina y cambia de color, de tal forma que se observa casi desde cualquier punto de la ciudad. Estambul merece la pena de día, pero por la noche es una ciudad de ensueño. La mayoría de las casas no tienen persianas y sus luces alegran la noche. Se ve a gente por sus calles hasta bien entrada la madrugada. En ese aspecto, Estambul quizá sea tan poco europea como los españoles.

Los dos puentes que cruzan el estrecho del Bósforo, el que lleva el nombre del estrecho y el de Fatih Mehmet, están cerrados a los transeúntes. Sólo hay un día al año que se puede atravesar el puente del Bósforo y es el día de la Maratón Euroasiática, una carrera que empieza en la parte asiática de Estambul y termina en la primera. Los turcos en masa aprovechan todos los años esta oportunidad de plantar al mismo tiempo un pie en Asia y otro en Europa.

En Estambul también encontrarás barrios tranquilos, donde los lugareños acuden sólo los domingos para pasear. Son lugares idílicos para contemplar el mar de Mármara: Kumkapi, en la península histórica y de camino al aeropuerto internacional de Estambul, y Bostanci, en la zona asiática. Los dos están lejos del centro y merecen la pena sólo si uno quiere alejarse del trajín del centro.



TURISMO EN ESTAMBUL La ciudad de Estambul Monumentos de Estambul Excursiones cercanas Tours organizados Hoteles en Estambul Pensiones y albergues Vuelos a Estambul Alquiler de coches Estambul ESTAMBUL PRÁCTICA Consejos sobre Estambul Transporte público Salir en Estambul Restaurantes en Estambul De compras por Estambul Mapa de Estambul


Textos elaborados por colaboradores de VoyaInternet.com